Medio Alternativo de Colombia

BOGOTÁ D.C.

MASACRAR LA CARRERA SÉPTIMA, ¡BASTA YA DE ABUSO!

Foto: Archivo Clarín de Bogotá

CON TRONCAL DE TRASMILENIO, METRO ELEVADO NO! EXIGIMOS MOVILIDAD, RENOVACIÓN URBANA, DIGNA, SEÑORES POLÍTICOS, ESTO ES LO  QUE PEDIMOS, LOS HIJOS(A) DE ESTE SECTOR. CON MI CARRERA SÉPTIMA FORASTERO (S) ¡NO TE METAS!

 

Es el clamor de quienes habitan esta área urbanística. Desde la fundación de nuestra ciudad, la cual fue bautizada Santa Fé de Bogotá, no habíamos sentido tanta angustia como hoy con estos “Comejenes de la modernidad”. Ajenos a todo nuestro sacrificio, por nuestro lugar donde nació nuestra juventud y ha llegado nuestra vejez sin sobresaltos, presiones, ni amenazas “Jurídicas”. LA CARRERA SÉPTIMA, ha sido y es un importante eje de circulación entre el Corazón (centro) y el Norte. Toda una Leyenda histórica; fue el PRIMER CAMINO POR DONDE PASABA LA GENERACIÓN DEL SIGLO XVIII, XIX, XX. y por allí iban y vamos a la Capital de Boyacá – Tunja. Siglos han pasado, hasta la llegada de los “sabios que no caminan, levitan”: Iniciaron algunas ampliaciones, desde luego más prudentes, respetuosos del plano urbanístico “Republicano”. Hasta la fecha Usted Señor Alcalde, Concejales, Ediles, Congresistas, Mandatarios, Extranjeros (firmas de camaleones) no lo saben. Tiene la Carrera Séptima el encanto de la ULTIMA CALLE ROMÁNTICA DE LA CIUDAD. RECHAZAMOS SU DESTRUCCIÓN!!!.

Los cachacos, de buen vestir y estudiosos, los niños que jugaban caballito de palo, los jóvenes y mayores con el trompo, las niñas saltando la Rayuela, y en el hogar la buena mesa, Chocolate santafereño, hoy no están; pero, estamos sus HEREDEROS, TENEMOS DERECHO A DEFENDER LO NUESTRO…. La Evolución Urbanística, no puede demoler, las tendencias arquitectónicas, ni el uso del ciudadano(a) de a pie; reiteramos todos los que estamos aquí. Desde la época de la Colonia, se respeta! Aún el principio fundamental mi tierra (lugar) Barrio El Sueño “prehistórico” y el Sol de Bochica.

Cuál es el beneficio? Para quién? La arrogancia, Soberbia “política Canina” demoler y construir frente a nuestra puerta este “monstruo de hierro”, manchar de abandono y ruina todo este poema urbano? Que pretenden amputar la Carrera Séptima y dejarnos un manut DISTRIBUIDOR DE TOXICOS. La Ciudad aún tiene terrenos para esta Obra, sin necesidad de ESPANTARNOS, LA CUESTION NO ES DE DINERO, LO NUESTRO ES DE AMOR POR LA CIUDAD NUESTRA. SE ARREPENTIRAN SI LO HACEN?.. NUESTROS DESCENDIENTES NO OS PERDONARAN MASACRAR LA CARRERA 7ª. El caos vehicular que cumple 50 años. NO es culpa de la Cra. 7ª, ni de semáforos, ES DE VIAS, ORDEN Pazguatos! Porque no dicen quiénes son los PRESTAMISTAS, QUIEN ES EL QUE PAGA, CUANTOS AÑOS DE USURA. Toda esta barbarie no es obra de caridad. Aquí hay un tamal PODRIDO? PORQUE EVADEN E IMPONEN ESTE POR LOS TECHOS. TODOS LOS FAMOSOS TRENES 89% EN CIUDADES IMPORTANTES DEL MUNDO SON CONSTRUIDOS SUBTERRANEOS. Que esta cosa es más económica. Mamola!!

La Avenida Carrera 7. Está rodeada de carboneros y Urapanes, sabaneros  de flores amarillas, árboles, casitas, casa, apartamentos cerca a la montaña Andina. Que olorosas son las mañanas, qué claros azul es allí el firmamento. A veces caminamos sobre hojas secas, nos dirigimos a la verdura del bosque. Caminamos hacia la plaza de Bolívar, entre el caos progresista que agita el viento. La sociedad moderna política acostumbra a absolverse y a creer que lo que quieren los de arriba (el poder) tienen derecho a ejecutarlo; castiga la equidad y la verdad. ADELANTE LA BARBARIE HUMANA… Corre ave carroñera donde veas que brille el ALBA…

Efraín – María Isaacs. El Director.

BOGOTÁ D.C.

General Francisco de Paula Santander CONDENADO A LA HORCA

La Horca Siglo XVIII

Bogotá, Sede de la Conjuración del 25 de Septiembre de 1828 “muera el tirano, viva el General Santander y la Constitución de Cúcuta”. En esta asonada asesinaron la guardia 8 ilustres compatriotas, el Coronel Irlandés Guillermo Fergusson – compañero de campo del Libertador Bolívar, fue muerto a pistoletazo, cuando él acudió a defender su jefe y amigo.

 

SENTENCIA

Bogotá, siete de Noviembre de mil ochocientos veintiocho.

Visto el proceso criminal formado contra el General Francisco de Paula Santander, por la conspiración del veinticinco de Septiembre último; ¡resultando primero: que dicho General, tanto en su declaración indagatoria, como en su confesión, ha negado haber tenido noticia de que se tramaba aquella conspiración, ni ninguna otra en contra del actual régimen político, ¡la persona de S E. el Libertador Presidente. Segundo: que en las declaraciones del comandante Rudecindo Silva, Teniente Ignacio López, capitanes Emigdio Briceño¡ Rafael Mendoza consta, que perteneciendo estos individuos a diversas secciones, en las que estaban distribuidos los conspiradores para trabajar en el plan ¡hacer prosélitos, cada uno de ellos tenía un convencimiento íntimo de que el General Santander era el primer Agente que obraba en la gran sección¡ dirigía el plan, ¡que estaba reservado para dirigir los negocios siempre que la revolución tuviese buen suceso; pues así se lo habían asegurado a ellos Florentino González, el comandante Pedro Carujo, ¡Coronel Ramón guerra, jefes de las secciones parciales. Tercero: Que el Coronel guerra en su última exposición afirma, que al General Santander le habló sobre la conspiración, ¡que dicho General se opuso a ella, sosteniéndose guerra en su exposición en el careo practicado con el General Santander. Cuarto: Que el Comandante Pedro Carujo expone lo mismo, ¡aún haberle comunicado el proyecto de asesinar al Libertador en el pueblo de Soacha el domingo veintiuno de Septiembre, ¿Qué el General Santander se opuso ¿Qué se perpetrase aquel designio, con cuya exposición ha convenido el General Santander en el acto del careo con el referido Carujo. Quinto: Que Florentino González también asegura haber hablado con el expresado General sobre la conjuración, ¡que en contestación le dijo: que no era tiempo oportuno, indicándole el sistema de formar en varios departamentos juntas con el nombre de republicanas, dependientes de la central, que debía establecerse en esta capital para dirigir las operaciones de aquellas, que tendrían el fin de ganar prosélitos, ¡el influjo de algunos generales adictos al actual régimen ¡a la persona de S.E. el Libertador Presidente, para que de ese modo el movimiento fuese General ¡simultáneo. Sexto: Que todos los conjurados que han sido descubiertos¡ juzgados, convienen en sus respectivas declaraciones, que el plan abortó en la noche del veinticinco, pero que no tenían día prefijado para dar el golpe; circunstancia que justifica lo que Florentino González¡ el comandante Pedro Carujo dicen con respecto al General Santander, de que se oponía a aquel suceso, porque todavía no era tiempo, ¡porque no quería que se efectuase mientras estuviese él en Colombia. I considerando primero: que aunque el General Santander al principio de su cusa ha negado haber sabido que se tratase de alguna conspiración contra el presente régimen, ¡la persona de S.E. el Libertador presidente; después ha confesado en fuerza de las declaraciones del coronel Ramón Guerra, del comandante Pedro Carujo, ¡Florentino González haberla sabido, pero que se opuso a que se llevase a efecto, ¡mucho más a que se asesinase la persona del Libertador, mientras estuviese él en Colombia; pero que convino en que se practicara la conspiración cuando se hallase fuera de la República, ¡que entonces estaría pronto a prestar sus servicios. Segundo: Que como ciudadano de Colombia, ¡mucho más como General de la República, no solo no ha cumplido con sus primeros deberes en haber impedido la conjuración ¡el asesinato premeditado contra el jefe suprema de la Nación, sino que ha cometido un crimen de alta traición, por no haber denunciado la revolución que se tramaba ¡ horrendo designio de asesinar en Soacha al Libertador. Tercero: Que el expresado general no solo se manifiesta de una revolución, sino también con el carácter de aconsejador ¡auxiliador de ella; sin que pueda valerle de ningún modo el que no haya estado en su ánimo la conspiración del veinticinco; pues él mismo confiesa haber aprobado una revolución, ¡aún haber aconsejado los medios de realizarla por el establecimiento de la sociedad republicana, circunstancia que lo califica de cómplice en la conspiración del veinticinco; pues poco importa para su defensa, que haya estallado en aquel día, o en cualquiera otro la revolución que aconsejaba ¡caracterizaba de justa, porque, lo que se deduce es, que abortó su plan por la prisión del capitán Benedicto Triana, cuyo acontecimiento no dio lugar a que se efectuase , cuando el General Santander se pusiese en marcha para los Estados Unidos del Norte, según él lo deseaba. Por estos fundamentos, ¡lo más que resulta de autos, se concluye que el General de división Francisco de Paula Santander, ha infringido el artículo 26 del tratado 8.

Título 1º. De las ordenanzas del ejército, que impone pena de horca a los que intentaren una conspiración, ¡a los que sabiéndolo, no la denunciaren: ha infringido el artículo 4º. Del Decreto de 24 de Noviembre del año de 26, por el que se prohíben las reuniones clandestinas, ¡con más eficacia el decreto de 20 de Febrero del presente año contra los Conspiradores. En esta virtud, se declara, que el General Santander se halla incurso en la clasificación, que comprende el segundo inciso del artículo cuarto de este último decreto, ¡se le condena a nombre de la República¡ por autoridad de dicho decreto a la pena de muerte, ¡confiscación de bienes a favor del Estado, previa degradación de su empleo conforme a ordenanza; consultándose esta sentencia para su aprobación, o reforma con S.E. el Libertador Presidente.- Rafael Urdaneta.- Tomas Barriga ¡Brito
_______________

Bogotá, Noviembre diez de mil ochocientos veintiocho.

S.E. el Libertador Presidente, oída la opinión del Consejo de Ministro, conmuta la pena de muerte¡ confiscación de bienes previa degradación de su empleo sentenciada por el Tribunal de la comandancia general en la persona del General Francisco de Paula Santander, en la destitución de su empleo de General y extrañamiento de la República, con prohibición de volver a pisar su territorio, sin que lo permita una gracia especial del Supremo gobierno, con calidad de que si contraviniese en cualquier tiempo a esta prohibición, será ejecutada la sentencia de muerte con cualquier juez o jefe militar del lugar en que sea aprehendido. Que sus bienes raíces se conserven como en depósito sin poder ser enajenados, grabados, ni hipotecados para que sea una prenda de seguridad de que no se quebrantará la prohibición, para que entre tanto pueda el reo vivir con los productos de dichos bienes. En el término de tres días se pondrá en marcha para Cartagena (prisión de Bocachica) en cumplimiento de esta sentencia por el Excelentísimo Ministro Secretario de la Guerra José María Córdoba, Bogotá Noviembre 11 de 1.828, cúmplase y ejecútese.

OBJETIVO DE LA SENTENCIA: Los testimonios personales de los actores, sus relaciones políticas y familiares están enmarcados en un pequeño libro, el cual en su portada e interior deja impreso lo siguiente: Santander “soy perseguido atrozmente por los esfuerzos que hice como Vicepresidente de la República y como ciudadano para sostener la Constitución de 1821, contra el plan de una dictadura militar y de instituciones indignas de los sacrificios de los colombianos”. Precisamente el dictador que relaciona el General Santander es el Excelentísimo Señor Presidente Simón Bolívar, el Creador de las Repúblicas bolivianas, primer Presidente 1819-1821 y el ciudadano General Santander lo nombró Vicepresidente, el Libertador Bolívar me persigue, soy víctima de esta dictadura, esta es una carta que el General Santander dirige a los Honorables Representantes de la Nueva Granada. Reunidos en el congreso con una carga de escritos violentos desde las bóvedas de Bocachica (Cartagena) donde fue enviado después de ser encontrado como Jefe Conspirador y responsable del plan del 25 de Septiembre, la sentencia dicta la ordenanza, pena de horca y el dictador Simón bolívar oía la sentencia del Consejo de Ministros, conmuta la pena de muerte. También dentro del proceso lo acusan al señor General Santander por crear un complot con una delegación de los Estados Unidos que venía desde 1827 conspirando contra el Gobierno del Libertador Bolívar, alegando un peligro en el continente con la Constitución de 1825.

Equipo de Investigación Clarín de Bogotá.  EMI, Director.

sigue leyendo

TENDENCIAS